lunes, 28 de mayo de 2012

PEPRI: Pues Estamos Para Recaudar, Idiotas

Creo que ya les mencioné que una encuesta dice que el valor menos apreciado por el pueblo para los políticos es el de la coherencia. Mientras digan lo que la gente quiere oír, aunque sea totalmente contradictorio con el discurso de la semana pasada, salen votos como por arte de magia y sobreviven a estos cambios de criterio con dos frases graciosas y un par de chistes malos. Así es como se entiende que cuando hay flagrantes absurdos en cualquier tema al político de turno no le preocupe lo más mínimo que le tiren de hemeroteca o le intenten sacar los colores. No tiene más que los de su partido. Vergüenza, lo que se dice vergüenza, más bien poquita.

Esto se puede ver en muchos temas, que van desde la macroeconomía, de la que no tengo ni idea, hasta lo de andar por casa. Ejemplos de estos hay hasta aburrir, y hoy me voy a centrar en el de un Alcalde, el de Lugo, que exige a los demás lo que no cumple por sí mismo.

Nos hablan del casco histórico como la joya de la corona, que hay que proteger y cuidar, respetar, limpiar, fijar y dar esplendor. Se aprobó, hace casi dos décadas, un PEPRI que se supone que está diseñado para proteger nuestros edificios históricos, y a mayor abundamiento se han sacado de la manga el URBAN, que es aún más restrictivo y que es el responsable de que todas las sillas, mesas y paraguas tengan que ser exactamente del mismo color e, incluso, del mismo modelo porque es el que le gusta a Orozco. La Libertad ese día tuvo que tomarse un Alka-Selzer.

P1030022 Pero ¿qué pasa con los cumplimientos del PEPRI por parte del Ayuntamiento? ¿Quién vigila a los vigilantes? Nadie. Resulta que se ponen bastante tontitos con los particulares y les exigen un montón de cosas, como que pinten de blanco sus puertas de madera (¿¿¿¿????) o que quiten sus carteles de hierro forjado y los pongan de metacrilato y letras doradas (materiales tradicionales como pocos), o que respeten unas distancias a la paredes para poner una mesa o cualquier mobiliario urbano.

Foto 26-05-12 19 34 09 Al mismo tiempo, el Ayuntamiento incumple las disposiciones del PEPRI que le resultan incómodas, como la de retirar de las fachadas los cableados (que eso sí afea la ciudad) o respetar los colores por los que sanciona a los demás en sus propios edificios. Y no hablo sólo de cosas que vienen de viejo, porque nos acaban de instalar en la ciudad unos contenedores soterrados en el medio y medio de la calle. Creo que sería posible hacer que estorbaran más, pero no es fácil pensar cómo.

Foto 26-05-12 12 20 44 Lo importante no es el fondo del asunto, que entiendo que es conseguir una ciudad más bonita y estéticamente coherente. No. Lo importante es ir ganando batallitas día a día. Si la batalla es la de las fachadas, atacamos a los particulares. Si la batalla es la de los contenedores, los instalamos donde más se vean para lucir lo ecológicos que somos. ¿Que ambas cosas se contradicen? ¿Qué más da? ¿Quién va a pedirles responsabilidades? ¿Alguien se fija en eso? Además de mí, quiero decir.

Curiosamente, además, en algunos sitios han puesto cuatro contenedores y en otros dos. ¿Hay zonas donde hay que reciclar menos por alguna razón que desconocemos? Donde hay dos uno es para orgánicos y otro para envases (el sustituto del amarillo). ¿Qué se hace ahí con los cristales o el papel? ¿Se tiran con los envases? ¿Se guardan en casa? ¿Se queman en San Juan?

Hay una campaña de Antena 3 para pedir que los radares se pongan en los sitios peligrosos y no donde se multa más. Deberían venir a Lugo a hacer otra del estilo pero con las normas urbanísticas, porque aquí se utilizan para recaudar o para dar leña, mientras se hace la vista gorda ante salvajadas como tener en la Ronda de la Muralla un solar mal vallado con una cutre pasarela de metal durante años (frente a San Pedro) o se colabora activamente para cometer una tropelía urbanística como las Torres de Orozco del Parque de Rosalía. Eso, además de afear una ciudad, es una vergüenza colectiva. Vamos a empezar por donde hay que empezar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.