martes, 6 de mayo de 2014

El Ayuntamiento pincha las protestas... a veces

Lugo cuenta, por si no se habían percatado, con una Muralla Romana que ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad. No es moco de pavo, y esa distinción nos obliga, como ciudadanos y como ciudad, a cuidar y respetar nuestro principal monumento. Lógicamente ese respeto ha de incluir una dosis considerable de urbanidad, limpieza y guardar una estética acorde a su importancia, y desde ese punto de vista se hacen necesarias una serie de normas que regulen el uso no sólo del muro de piedra, sino de su entorno.

Los globos pinchados y la silla tirada. Foto de El Progreso
Pero una vez aclarado esto, que creo poco discutible, hay que decir también que hay que tener poco corazón y poca vergüenza para retirar una decena de globos y otra tantas sillas que se colocaron el otro día en el césped que está junto a las puertas de la Muralla para recordar el robo del Ceao, en que murieron dos personas, María Elena López Rodríguez y Esteban Carballedo. Y encima las han multado, con un importe que desconozco pero que en cuanto abran una cuenta bancaria de suscripción popular ayudaré a pagar. Aquí nos encontramos con una cuestión de corazón, de sentido común y de mera cortesía humana.

Recordarán que yo mismo criticaba a una plataforma, ahora no recuerdo cuál era, por poner pancartas sin permiso y aplaudía al ayuntamiento de Sarria por retirarlas. Ah, era la plataforma por lo de las obras del río, ahora caigo. Pues bien, puede parecer contradictorio que en aquel momento estuviera de acuerdo con la retirada de los elementos irregulares y ahora esté a favor de que se mantengan, pero sólo lo parece. Creo que es obvio que hay una diferencia más que sutil entre una plataforma política y los familiares de asesinados en un asunto que, a punto de prescribir si no lo ha hecho ya, piden recordar a sus muertos y piden justicia.

La comparación debería hacerse con otros casos similares en Lugo. La madre que tuvo durante meses un despliegue de cartelería frente a los juzgados de esta ciudad y que estuvo ahí un montón de tiempo sin que fuera la policía, hasta donde yo sé, a retirarle el chiringuito; los miembros del 15-M que acamparon en la Plaza de España el tiempo que les apeteció ante las mismas narices del Alcalde y sin que se tomara medida alguna; las avalanchas de manteros que invaden la ciudad en las fiestas patronales ante la pasividad, que de tan acusada ya es complicidad, de Orozco y su gobierno… ¿necesitan más ejemplos? ¿Me están diciendo que es correcto retirar un puñado de globos pero se pueden poner en la ronda pancartas de colores siempre que ataquen al gobierno (de otro partido)? ¿Se ha multado a toda esta gente o se ha hecho la vista gorda? ¿Acaso lo de que todos somos iguales ante la ley no rige en esta ciudad?

Concentración de familiares de las víctimas.
Foto de La Voz de Galicia
Las normas se supone que están para cumplirlas, y yo soy el primero en reconocer que las familias de las víctimas erraron en su acción al no meter por registro un papel pidiendo permiso para colocar el recordatorio, pero cuidado, porque fue un error parcial. Avisaron en la Subdelegación del Gobierno así que algo, lo que se dice algo, hicieron. ¿Que no es el procedimiento adecuado? Vale, pero no me negarán que no ha sido “pongo esto aquí y vía”.

Pero las normas no deberían usarse arbitrariamente, como hace Orozco en Lugo, para dar en la cabeza a quien le apetece y premiar al que considera conveniente. O se cumplen o no se cumplen, pero no puede haber una especie de ley del péndulo que se aplique cuando le sale de las narices a quien sea.

Y ya puestos hay algo que deberían tener claro: la vía pública es de todos y no del Ayuntamiento, que sólo es su gestor. La “concesión de uso” no debe de ser la excepción, sino la regla. No nos “ceden” generosamente utilizar la calle, sino que lo normal sería que sólo de forma excepcional y por motivos tasados y muy concretos puedan evitar su utilización, porque, insisto, no es suya. Pero parece que eso lo entendemos así cuatro gatos.

2 comentarios:

  1. Lo que no rige en Lugo es la ley, directamente. Hemos permitido que el exceso de poder que acumulan las autoridades públicas genere un sistema viciado en cuyo comportamiento cada vez parece haber más similitudes con la mafia calabresa (o de cualquier otro sitio, no se me ofendan los calabreses). En este caso estamos hablando de que no se han investigado DOS ASESINATOS... y el problema son unos globos. Me parece una sinvergonzada de marca mayor. Me gustaría decir que me he quedado a gusto con el comentario, pero, ni siquiera porque el hecho es que los muertos siguen muertos y las familias desconsoladas e injuriadas por el sistema

    ResponderEliminar
  2. Es indignante lo que ha ocurrido con esta gente por culpa sin duda alguna de las autoridades locales. Se permite a cuatro decorar todas las vallas de la ciudad con publicidad sindicalista y a dos familias que lo hace 20 años que no viven en paz les levantan unas sillas con unos globos que conmemoraban precisamente eso: 20 AÑOS DE SUFRIMIENTO. Y lo peor es que ni una sola disculpa y ningún tipo de explicación. Esperemos que a esos responsables no les ocurra lo mismo y se lo paguen de la misma forma. Vergonzoso que al día siguiente estas familias tengan que ir por las instalaciones de Urbaser a retirar esas sillas. Y ya veis, una de ellas que había cogido un músico de la calle las familias se la han regalado. Creo que es para que la gente que dio esa orden se lo haga mirar y si de verdad es persona y tiene familia que deje lo que está haciendo y se valla a hacer el camino de Santiago como Penitencia. aún así dudo mucho que lograra condescendencia y perdón.

    ResponderEliminar

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.