lunes, 5 de septiembre de 2016

Cortar el pulpo en San Froilán

Desde que empezó el “pulpo gate” había algo que no me encajaba. Hoy veo aún más cosas que chirrían en todo este asunto y que me hacen pensar que la situación no se puede achacar simplemente a una mala gestión administrativa.

El otro día veíamos que se exigía experiencia en todos los contratos relacionados con San Froilán menos en el del pulpo. Para instalar las luces del ferial, vender bolsos en los puestos o participar en Gastroarte había que demostrar que se sabía lo que se hacía o, al menos puntuaba. Para todo salvo para las casetas y calderos del pulpo.

Se puede argumentar que quizás el Ayuntamiento lo entiende como temas diferentes. Al menos podría ser una posibilidad si no fuera porque el año pasado no lo consideraban así.

En la base quinta del pliego que afectaba a los calderos en 2015, por poner un ejemplo (aunque en 2011 el texto es idéntico), se requería “además de las condiciones exigidas por la Ley”, que se contara con “elementos personales y materiales suficientes para la ejecución del contrato”. Hasta se obligaba a describir las instalaciones con las que contaba el para llevar a cabo la actividad.

¿Por qué si en años anteriores se exigía solvencia y experiencia para obtener la concesión este año lo han suprimido? ¿Qué explicación tiene que haya desaparecido el párrafo que garantizaba que la empresa que ha conseguido el monopolio de los calderos distinga un pulpo de una sardina? ¿Por qué si en 2011 y 2015 era un requisito obligatorio (destacado en negrilla, además) este año es algo que según Basadre está prohibido por ley? ¿Es casualidad que una empresa salida de la nada y dedicada al “consulting” se haya personado justo el año en que se elimina la obligación de tener experiencia y contar con medios materiales y personales? Son demasiadas preguntas sin respuesta.

Los cambios han beneficiado a una empresa concreta, encima de dudosa reputación, y me pregunto en qué favorece al pueblo de Lugo la nueva situación ¿En ingresar más dinero por el canon? Sí, eso no lo discuto, pero si a cambio se cargan uno de los únicos atractivos que nos quedan en San Froilán esto nos va a salir muy caro.

En todo caso hay una cosa evidente: con las bases de 2011 o 2015 Bruxa Consulting no habría podido pujar por los calderos, pero este año, a falta de bacalao, cortará todo el pulpo de nuestras fiestas.

Artículo publicado en la edición de Lugo de La Voz de Galicia el 3 de septiembre de 2016

Códigos del logo:
 Se han usado elementos de freepic.es
Gracias por compartir con todos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.