miércoles, 24 de abril de 2019

La fantástica fuente de San Vicente luce como nueva

Las llamativas formas de la fuente se ven mejor ahora.

Me gusta hablar bien de Lugo y de las cosas que se hacen bien en Lugo, aunque lamentablemente no siempre lo tengo fácil. Las poquitas cosas que las administraciones hacen en nuestra ciudad están plagadas de carencias, cuando no de groseros errores. Por ejemplo, el día que inauguren el nuevo auditorio habrá que pedir que se nos explique por qué no tiene foso.

Pero a lo que iba, hoy quiero hablar de algo bueno, muy bueno de hecho, que ha hecho el gobierno local presidido por Lara Méndez: la restauración de la fuente de San Vicente.

Le tengo un enorme cariño a ese monumento, la verdad. Desde hace ya unos cuantos años centra una de las actividades más bonitas en la que participo desde la asociación Lugo Monumental, que cada 29 de julio hace que un “milagro” traiga vino a los tres caños de esa preciosa fuente barroca.

Casualmente esta misma mañana he recibido una notificación de la Xunta de Galicia en que me comunican que NO consideran que la petición presentada por Lugo Monumental de proteger esta fuente con la categoría de Bien de Interés Cultural (BIC) esté lo bastante fundamentada, así que habrá que recopilar documentación y presentar nuevamente la petición con más papelotes, a ver si así...

Recientemente el Ayuntamiento ha restaurado la fuente, lo que es de agradecer porque las grietas de la base me tenían muy preocupado. No crecían aparentemente, pero tampoco menguaban, y me hacían temer por la estabilidad del conjunto. Otra noche de juerga con algún descerebrado bailando sobre ella y se nos iba al suelo todo el chiringuito.

Han sellado las grietas y han limpiado el monumento, que ha quedado perfecto, como si lo hubieran esculpido ayer mismo. Lo único que no me convence es que no han cambiado los hierros que hay en la parte superior del vaso de la fuente. Imagino que será porque están incrustados en la base central y será muy complicado sacarlos sin arriesgarse a dañar la piedra, pero confío en que les hayan dado algún tratamiento anticorrosión porque están que dan pena, incluso abiertos por la mitad lo que no creo que le convenga a su futuro.

Antes de la restauración las grietas cruzaban entre los hierros centrales. Preocupante.

Tras el arreglo, los hierros parecen seguir en mal estado y no hay agua varios días después de terminada la limpieza.
Supongo que será temporal.

Desde que se restauró no ha vuelto a manar agua. Supongo que es una cosa temporal, pero espero que en breve podamos verla funcionando en todo su esplendor, porque una fuente sin agua da una sensación de tristeza difícil de explicar.

Felicidades al Ayuntamiento, esto ha estado bien. ¡Qué gusto poder decir eso!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.