miércoles, 30 de octubre de 2019

La importancia de Rozas y del trabajo tecnológico que genera

El centro de drones de Rozas, una esperanza para los jóvenes que quieren dedicarse a temas tecnológicos en Lugo
No sé si recuerdan aquellas teorías de la conspiración que decían que en Rozas se iban a montar un conglomerado militar de aviones espía y cosas por el estilo. Me parece recordar que fue Izquierda Unida la que montó el tema e incluso que lo llevó al Congreso de los Diputados hace unos seis o siete años. Ahora no sé exactamente la fecha y me da algo de pereza buscarlo.

Hasta la saciedad se repitió que el uso del aeródromo será civil, lo que respaldó en su día el BOE (ya saben, el sitio perfecto para esconder los secretos militares) y la práctica lo demuestra con jornadas de puertas abiertas y mucha gente trabajando allí sin que por ello les obliguen a llevar gafas oscuras y a llamarse por motes en lugar de nombres y apellidos.

Lo de fichar gente que se está preparando en el centro de FP de As Mercedes tampoco es que sea una táctica propia de la C.I.A., y aunque en el país de los G.A.L. hemos visto cosas más características de la T.I.A. (porque en el fondo somos herederos de Mortadelo y Filemón) digo yo que irían con un poco más de disimulo si estuviernan preparando la máquina del juicio final.

Ayer en la Politécnica de Lugo Marián Tallón, la coordinadora técnica de BFAero, habló a los alumnos de las posibilidades que abre el centro de Rozas para los que se están formando en cuestiones técnicas y de hecho les animó a presentar proyectos. Una salida tecnológica en Lugo, que tan huérfano está de este tipo de iniciativas.

Rozas se está convirtiendo en una indiscutible referencia en la investigación de drones, y aunque la palabra nos trae a la cabeza las películas en que se usan para cazar terroristas y esas cosas, son máquinas que se pueden emplear para muy diversos fines. Desde controlar los montes gallegos en verano hasta apagarlos sin que nadie corra riesgos (imaginen una flota de drones conteniendo agua que puedan echarla en lugares en que un helicóptero o un hidroavión no se puede meter a menos que quiera preparar a la tripulación al vapor), o aparatos capaces de localizar a náufragos en plena tormenta y echarles una balsa que les salve la vida…

Las aplicaciones de casi todo pueden ser positivas o negativas. La mano que empuña un bolígrafo puede escribir una carta de amor o un acuerdo, pero también una amenaza o una declaración de guerra y no por ello vamos a quemar la fábrica de Bic.

Rozas es una de las pocas cosas buenas que tenemos en Lugo y que ofrece salidas a los jóvenes que se están preparando para trabajar con tecnología, así que por favor, apoyemos todos estas iniciativas y seamos conscientes de su tremenda importancia para Lugo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.