martes, 3 de enero de 2017

El pleno de Lugo para los temas de Lugo




La política municipal es lo que es: la farola, el banco, el concierto y la gestión diaria. A muchos de los que disfrutan de supuesta “Política” con mayúsculas les desagrada la cuestión local y menosprecian ese debate, asegurando que lo importante se cuece en los parlamentos autonómicos y nacional, y quizá tengan razón. Pero si piensas eso no sé qué pintas sentado en una concejalía.

El problema es que cuando uno cree en su ciudad por encima de todo y considera que los concejales deberían dedicarse a lo suyo en lugar de hacer el ganso hablando de política internacional se pone muy nervioso viendo los plenos. Esas resoluciones como las del ayuntamiento de Valdepeñas condenando el ataque de Israel al pueblo palestino, o del de Madrid rechazando el Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones, y cosas semejantes (los dos casos son totalmente ciertos, por inconcebible que parezca) no solo son una pérdida de tiempo sino una negligencia.

El tiempo es limitado, y dedicar un segundo de la duración de un pleno a temas que ni son competencia municipal ni lo serán nunca (afortunadamente) es mucho más grave que una mera curiosidad o un pasatiempo, es una desviación de recursos públicos, por pocos que sean, a asuntos ajenos a la Corporación, o dicho en román paladino, una gilipollez.

Eso sí, aprobamos mociones como enajenados pero luego ni siquiera se cumplen las que sí podemos tocar en casa. Por ejemplo, mi instinto me dice que siguen sin modificarse las ordenanzas municipales para dar cumplimiento a los acuerdos sobre “Lugo, libre de touradas” y “Lugo, libre de circos con animales”, dos temas que levantan ampollas y generan ríos de tinta... hasta que se les olvida otra vez y pasa la vida, pasa la vida... (es una canción, no me repito por despiste).

Por supuesto hay que ser cuidadoso con esto de limitar el debate. Por ejemplo, Lugo no tiene competencias en ferrocarril pero sí es lógico que el pleno del Ayuntamiento haga un pronunciamiento político sobre el asunto. Es un tema que afecta directamente a sus ciudadanos y que merece una puesta en común para que cada cual se moje, nada que decir al respecto y creo que no hace falta extenderse mucho en la diferencia de un tema y otro.

Afortunadamente hay quien se molesta en tomar cartas en el asunto y es algo de agradecer. Una sabia decisión del Tribunal nº 1 de Santiago de Compostela anuló el acuerdo por el que se declaraba a la capital de Galicia “libre del aparheid israelí”, una pérdida de tiempo absoluta por parte de un pleno que no tenía competencias para meterse a nadar en aguas tan pantanosas.

Por desgracia esta sentencia es una excepción. Lo habitual es que nadie se tome la molestia de recurrir legalmente estos temas, principalmente porque ni se enteran de su existencia. Angela Merkel o Putin tendrán cosas bastante más interesantes a que dedicar su tiempo que a rebatir las chorradas que se declaran en un pleno de algún pueblo de España para mayor gloria del ridículo político.

Las últimas de las que tengo noticia son una proposición del grupo socialista del Ayuntamiento de Lugo que instaba al Gobierno de España a cumplir con los compromisos de alojar a los refugiados, y otra de Lugonovo, que encima metió por urgencia (se ve que se les echó el tiempo encima) para solicitar la derogación de la ley mordaza. Estos fuegos artificiales a costa del contribuyente no tienen sentido, porque ambos partidos tienen representantes en el Congreso de los Diputados (bueno, uno es Fernández Bello, que va por libre, pero todos son podemitas) que pueden dar el recado donde corresponde.

¿Qué más da? Podrá pensar un lector más tolerante con estas cosas y con más paciencia que yo. Pues da parecido, qué quiere que le diga. Mi impresión es que los grupos proponen esas cosas cuando están ociosos y no tienen otra cosa que plantear. Además en ocasiones es un ejercicio de cinismo que raya lo delictivo, porque con lo de los refugiados más que una moción para intentar dar leña a la búsqueda del voto fácil podrían haber enviado una propuesta para acoger a una parte en Lugo, y ya verían qué bien. Pero claro, lo positivo es menos divertido.

En fin, que así estamos. No tenemos para pan y gastamos en estampitas. En mi modesta opinión el pleno del Ayuntamiento de Lugo es para hablar de los asuntos de Lugo. Para lo otro ya están otros foros.

1 comentario:

  1. Para máis INRI o hoxe ministro de fomento Íñigo de la Serna que sendo alcalde aproba unha mocion a fabor de abrir unha comision de investigación independente sobre o caso do alvia descarrilado en Santiago e ahora como ministro denega ante a plataforma de victimas do accidente

    ResponderEliminar

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.