miércoles, 30 de noviembre de 2011

Somos rehenes

La vida no es justa, eso lo sabemos la mayoría desde hace ya algunos años. Todos conocemos personas excelentes, que tienen un fondo limpio y transparente, y a quienes la suerte no hace más que hacerles la puñeta, mientras que a otras, bichos patudos, les regala premios y oportunidades día a día.

Ofende más aún cuando no es la suerte, sino otras personas o la propia sociedad, quienes premian al más cabrón de sus miembros. Cuanto peor persona es uno, parece que mejor le funcionan las cosas. Si no fuera así, ¿cómo entender esas parejas en que una buena persona está durante años y más años con un Satanás reencarnado? ¿O alguien que vuelve a los brazos de un ex que no le daba más que disgustos dejando a un mirlo blanco que había conseguido cazar de chiripa? ¿O que en la comunidad de vecinos el más respetado sea el más gilipollas del edificio? ¿O que en un local el cliente más repugnante sea el atendido con más cuidado?

La Sociedad debería hacérselo mirar, porque todo se resume en dos puntos: actitud y miedo. Cuanta mayor actitud chulesca se tenga, siempre que se haga bien, claro, más miedo se genera y, por lo tanto, más bajan las orejas los demás ante los desmanes del memo de turno.

Esto pasa en todos los niveles: desde el colegio, donde el tipo más arrabalero, el clásico matón, asusta a compañeros e incluso profesores y padres (“haga usted algo, es que yo ya no sé qué hacer, no me hace caso..”) hasta las altas instancias de la representatividad política.

¿Cómo se comprende si no que en Lugo manden más 2 concejales de 11? ¿O que 12?. El BNG tiene 2 concejales, y por lo que se ve tiene más vara alta en los asuntos municipales que el Alcalde al que dicen apoyar. Ya saben que yo no soy precisamente lo que se dice un admirador de Orozco, pero tras Jaime Castiñeira es el político más votado por los lucenses, y me molesta mucho que ceda al chantaje del “grupo bisagra” que son los nacionalistas.

Es obvio que Orozco está dispuesto a pagar cualquier precio, el que sea, por no soltar su mullida poltrona, pero también es igual de evidente que está entregando demasiado. El BNG extiende sus tentác ulos hacia todo aquel tema que le apetece sin mayor consecuencia ni llamada al orden. De hecho es al revés, son ellos los que advierten a Orozco con mensajes de “cuidado, muchacho, que dependes de nosotros”.

Colabora

manifiesto Lugo No sé, hay cosas que rechinan como el órdago de los coches de los papás de los niños de maristas y franciscanos, la empresa mixta del agua… o el problema de los vecinos de la sala Doble Moral de la Plaza Inútil (también conocida oficialmente como Horta do Seminario). En rápido resumen les diré que hay una sentencia de noviembre que se carga la autorización dada por el Gobierno de Lugo a la apertura de un pub en una de las torres (por estar en zona saturada), y Orozco no la ejecuta con lo que el pub sigue abierto. Uno se pregunta si tendrá algo que ver el tipo de eventos que hay en esa sala, patrocinados por la Vicepresidencia de la Diputación, es decir, por el BNG, en conmemoración de sus liturgias privadas de la “Galiza Ceibe”.

Queridos amigos de Lugo, somos rehenes. Nos han secuestrado dos concejales con un pacto al que se han avenido nuestro actual Alcalde y sus 10 compañeros de grupo para intentar, y lograr, ganar en un pacto firmado en los salones de un hotel lo que las urnas le negaron, la mayoría de los votos de los ciudadanos. Si el PP hubiera sacado más diputados que el PSOE pero sin mayoría absoluta ¿ustedes creen que los españoles entenderíamos que Rubalcaba gobernara con apoyos de grupos minoritarios? No, ¿verdad? Pues hagan la traslación y a ver qué les parece lo de Lugo. Sólo espero que lo del síndrome de Estocolmo no sea aplicable a estos casos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.