jueves, 3 de enero de 2013

1002 (MIHL II)

Ayer les dije que hoy les hablaría de la exposición permanente del Museo, que sí me ha parecido interesante porque es la que se refiere a la historia de la ciudad. Es una exposición algo corta, no por la duración, sino por la distribución de los espacios, que se me hicieron pequeños, pero muy bien montada y muy estética. Lo único que no me convenció es la forma de integrarla en el museo, ya que me da la impresión de que lo de la Historia de Lugo es algo casi tangencial a la creación del edificio, donde se da más bombo al continente que al contenido. 

Verán, se supone que el MIHL es el Museo Interactivo de Historia de Lugo, y la impresión que me llevé (subjetiva, por supuesto) es que esa es la excusa para hacer una obra en plan moderna que no teníamos en la ciudad. Vamos palabra por palabra: 

MUSEO: Llama muchísimo la atención que de las piezas expuestas casi no haya ninguna del Ayuntamiento, ya que la mayoría tienen el cartelito de “cesión de la Xunta de Galicia”, “copia de una pieza depositada en el Museo de nosedonde”, “reproducción de…”… Es decir, que no acabo de entender que si no tienes piezas para exponer montes un museo, no parece lo más lógico, ¿no? 

Por otra parte echo de menos algunas cosillas que se me vienen a la cabeza. Los leones que había en la Plaza de España, por ejemplo, forjados en la fábrica de Sargadelos según tengo entendido, se retiraron para su restauración y aseguraban que estarían en este museo. Yo no los he visto por ningún lado. Tal vez es que me salté cosas, porque de los nosecuantos expositores de la chorrada que les contaba ayer sólo vi 7 y en el cartel vienen más. Puede que sea error mío, no lo niego, pero si realmente me perdí cosas tampoco creo que sea un mérito de la organización esconder las piezas sin anunciar un juego tipo “Cluedo”. 

También echo de menos la famosa maqueta aquella que había costado un riñón y que tampoco vi por ningún lado, la que tenían tirada en un almacén cogiendo polvo y que se aseguró que estaría en estas instalaciones según tengo entendido. 

INTERACTIVO: Esto es, obviamente, por hacerse los modernos, porque salvo poder dar en una pantallita a un botón para ver qué narración quieres escuchar no he visto nada de ese tipo. Tampoco es que yo esté muy convencido de que la mayor virtud de un museo sea parecerse a un parque de atracciones, ya que aunque los niños son un público muy deseable (y más con la tiranía de los críos de ahora que deciden a dónde se va) veo complicado que se sientan muy llamados por un museo de este tipo, ni falta que hace. Una cosa es que la cultura sea atractiva a los niños y otra muy diferente que tengas que llevar a Pocoyó para explicar la construcción de la Muralla. 

Un museo interactivo es, por ejemplo, la DOMUS de la Coruña, que si les soy sincero me parece una carallada pero que para los críos está muy muy bien. 

De HISTORIA DE LUGO: Esta es la mejor parte. Hay una serie de vídeos que te van explicando bastante bien la historia de la ciudad, desde la parte de su fundación por Roma hasta las más modernas. Obviamente se le da una importancia más acusada al pasado romano, y la época medieval se menciona casi de pasada, lo que es llamativo porque Lugo en esa época tenía una notable importancia, pero bueno, es interesante. Lo que no acabo de entender es que algunos vídeos de bastante duración los tienes que ver de pie en una especie de pasillo en curva, porque no tienen sillas. No apto para gente mayor ni para tomárselo con calma. 

La mayor pega que le vi a la exposición es un viejo caballo de batalla que enlaza con el tema estrella del BNG, que les recuerdo que era el responsable de cultura cuando se montó este tinglado: absolutamente toda la cartelería y los vídeos están en gallego. Los vídeos están subtitulados en castellano (qué detallazo) pero los carteles de las piezas vienen sólo en gallego: ni en castellano, ni en inglés, ni en francés, ni en italiano… sólo en gallego. 

Les juro que soy absolutamente incapaz de entender esto. Haces un museo asegurando que será un atractivo turístico y lo limitas a los de Piedrafita para aquí. Yo, personalmente, me cuidaré muy mucho de recomendárselo a los visitantes que no me pregunten por el museo en gallego, ya que tal y como a mi me fastidiaría mucho ir a otros lugares y encontrarme excluido (aunque no recuerdo ningún museo en Cataluña o en el País Vasco que utilizara en exclusiva su lengua vernácula) entiendo que a un valenciano le hará poca gracia no entender los cartelitos de la pieza que está viendo. 

En resumen, casi, pero no. Han hecho lo más difícil, que es construir un edificio bonito y atractivo, poner unos vídeos interesantes y obtener algunas piezas llamativas. Han patinado en lo más básico: colocar las cosas bien y explicarlas al visitante de forma que le ilustren sobre nuestra querida ciudad. 

Pero bueno, al menos los (bastante numerosos) fallos son relativamente fáciles de corregir. Ya lo hará alguien, por un módico precio.

1 comentario:

  1. Yo casi me rompo la espalda de estar de pié tanto rato viendo los vídeos, que por otra parte son un poco estresantes al proyectarse tres imágenes diferentes en cada pantalla; al final no te centras en ninguna. Respecto al idioma -y ya que la cosa es "interactiva"- deberían de dotar al museo de audioguías donde pudieras escuchar las locuciones en el idioma que elijas (gallego incluído) y problema resuelto. Por lo demás, la impresión inicial es un poco pobre de contenidos; esperemos que lo vayan llenando porque material, hay.

    ResponderEliminar

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.