jueves, 10 de abril de 2014

No digas "Arde Lucus" que te denuncian... Vaya, ya lo he dicho...

El Arde Lucus es una fiesta que comenzó hace relativamente pocos años. La de este año será la edición número 14, pero a pesar de esta juventud su éxito es innegable desde ya hace muchísimo tiempo. Pero fíjense lo peculiares que somos en esta ciudad que a nuestro bienamado ayuntamiento no se le pasó por la cabeza registrar el nombre así que se le adelantaron.

Primero fue un avispado abogado, que en 2006 fue a la oficina de patentes y marcas y registró “Arde Lucus”. El Ayuntamiento, por idiota, tuvo que negociar con este señor y le compró los derechos en 2008 por una suma que ignoro pero que me encantaría saber, más que nada por poder cifrar la incompetencia municipal.

Pero una cosa es eso, que es un error que hasta podríamos asumir porque a lo mejor a nadie se le había ocurrido a pesar del antecedente del Xacobeo y su “Pelegrín”, y otra muy diferente la reincidencia en la estupidez. Porque a nadie se le ocurrió revisar qué epígrafes se habían registrado con el susodicho nombre así que en 2010 una empresa de Monterroso registró “Arde Lucus” como marca para camisetas, sombreros y calzado.

Las marcas, no sé si saben ustedes, se registran por categorías. Es decir, tú registras un nombre para determinada actividad o sector, pero no es habitual hacerlo para todos a menos que seas una empresa colosal tipo Zara, Cocacola o Audi.

“Arde Lucus” estaba registrada en el epígrafe de “fiestas” y alguno más por el abogado listillo del que hablábamos, pero ni a pesar de esa mala experiencia a Orozco y sus muchachos se les ocurrió patentar el nombre para ropa. Tampoco era tan difícil prever la utilidad de ese registro si cuentas con las camisetas y demás materiales promocionales textiles que puedes hacer en una fiesta de este tipo, pero no llegaron hasta ahí.

Y ahora resulta que en un informe encargado por el propio Ayuntamiento (por cierto, informe que ha costado 1.500 euros) se valora la marca en 126.000 euros. Lo encargaron para presentar en un recurso judicial que le han puesto a la empresa que registró el nombre. 126.000 euros que probablemente acabaremos pagando entre todos porque los organizadores del sarao no han tenido la previsión de echar un vistazo a las categorías y ver en qué sería útil tener la exclusiva del nombre.

Tengo que reconocer que personalmente este tema me escuece personalmente, ya que hace poquito estuve metido en la organización de una exposición de ropa y complementos que tuvimos que anunciar como “inspirados en la época imperial de Lucus Augusti” porque el Ayuntamiento nos amenazó con tomar “medidas legales” si “mencionábamos” el Arde Lucus. De hecho aún estoy esperando un requerimiento que aseguraron que me harían llegar, aunque ya les advertí que en su caso es un tema textil con lo que tendría que requerirme la empresa propietaria de la marca. Nunca más se supo de tal requerimiento.

Que con la ensalada que tienen montada con este tema se atrevan a ir dando lecciones sobre el “uso fraudulento” de una marca, cuando encima no sólo no es cierto sino que hablamos de promocionar una fiesta lucense me parece de coña. Que amenacen con la frase “es que tenemos el nombre registrado” como farol puede colar, pero no cuando su interlocutor (yo en este caso) sabía perfectamente el cristo que hay organizado y su torpeza en este tema. Que para mayor fantasía esa amenaza se la hagan a la Asociación bajo cuyo nombre se organizó el primer Arde Lucus es ya para echarse a llorar.

El primer Arde Lucus se organizó como una fiesta de San Juan del casco histórico, y si bien se hizo bajo el nombre de la Asociación Lugo Monumental, el mérito es única y exclusivamente de los hosteleros del Campo Castillo y la Rúanova que tuvieron la idea y la llevaron a cabo. Lo de poner el logo de la Asociación fue un poco por tener una estructura en la que basarse, pero, insisto, fue mérito de estos promotores. Ellos deberían tener registrado el nombre, pero en cualquier caso es una tomadura de pelo que el propio Ayuntamiento amenace a lucenses por usarlo para promocionar la fiesta.

Casi me da miedo mencionar en este artículo el nombre "Arde Lucus", pero se me hace raro que una de nuestras dos principales fiestas sea como Voldemort y haya que hablar de ella como "la fiesta romana lucense". No me digan que no es ridículo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.