jueves, 18 de abril de 2024

Las denuncias funcionan

Una calle cerrada 25 años y una estructura apoyada en la Muralla, y si nadie hubiera denunciado más tiempo seguiría así.

 

No hay nada como una denuncia para que algunos a temas se les ponga solución.

Tras un cuarto de siglo cerrada al paso, nos enterábamos a través de El Progreso de que la Rúa do Moucho (la que va por la parte interior de la Muralla justo desde la Catedral) se reabrirá al iniciar la propiedad el procedimiento para hacer los arreglos necesarios. No se concreta el tiempo que se tardará, pero comparado con los 25 años que lleva cerrado el paso, seguramente se nos haga corto. Ojalá esté listo, o al menos franqueado el paso, antes de que empiece el verano.

Ni el Ayuntamiento ni la Xunta de Galicia movieron un dedo en estos cinco lustros para que se abriera una calle cerrada por una situación "urgente y provisional". El Ayuntamiento es el responsable de las vías públicas y como tal tiene la obligación de mantener abierto el paso de las mismas, y es llamativo que cargue con dureza contra situaciones como las terrazas (lo que me parece muy bien ya que no se puede impedir el paso a los viandantes) pero mire para otro lado en situaciones como la que nos ocupa. La Xunta, por su parte, es la responsable de Patrimonio y la propietaria de la Muralla de Lugo, y es curioso que también ponga tanto empeño en asuntos en ocasiones menores mientras no hacía nada contra una estructura apoyada en nuestro principal monumento.

La sociedad civil está para esto, para tomar cartas en los asuntos que nuestros dirigentes no quieren afrontar porque les da mucho chollo. Hacen un cálculo del trabajo que les supone solventar el problema y los perjuicios causados, y si lo primero pesa más que lo segundo, lo dejan correr. Si además ocurre que la calle no es demasiado frecuentada (estar cerrada al paso no ayuda a que sea una arteria que fluya) pues entonces ni les cuento.

Veremos ahora lo que se tarda en solventar definitivamente el problema, pero al menos parece que algo se mueve y aunque sólo sea eso, ya es bienvenida la acción.

miércoles, 17 de abril de 2024

Terrorismo bueno y terrorismo malo

En junio de 1987, con una democracia en plenitud, ETA atentó contra un supermercado.
De estas cosas estamos hablando, que tenemos la memoria muy frágil cuando queremos.

NOTA: Contra mi costumbre hoy no hablaré de Lugo, sino de un tema que nos afecta como país.

Llamar a ETA "grupo armado" es una obviedad. Negarse a calificarlo de terrorista es, como mínimo un bobada, y estoy siendo generoso.

La lió Pello Otxandiano, candidato a la presidencia del País Vasco por EH Bildu, cuando en una entrevista se negó a calificar a ETA como grupo terrorista y los dejó en "grupo armado", como si fuera la Asociación de Caza y Pesca de Aránzazu (que espero que no exista para que no me acusen de cosas raras). Añadió además que lo de que sean terroristas es una cuestión de puntos de vista. Lo malo es que parece que el punto de vista del candidato de Bildu es que no se les puede considerar terroristas.

Verán, este es uno de esos temas en que o eres blanco o eres negro, no caben matices ni tonos de gris. ETA era, evidentemente, un grupo terrorista. Negarlo o matizarlo, venga de quien venga, incluso aunque seas el presidente de un gobierno del PP y les llames "movimiento vasco de liberación", es una chorrada sólo explicable por intereses ajenos a los comunes. Sea por simpatía, por conveniencia política o por interés electoral cualquier matiz sobre su encuadre en el terrorismo es una imbecilidad.

Pero si les soy sincero creo que el tal Otxandiano no se refería a eso. Lo que pretendía es diferenciar entre "terroristas buenos" y "terroristas malos", y como el término ya es peyorativo en sí mismo en lugar de entrar en ese debate optó por cambiarles la calificación. O eso o que no sabía por dónde salir y le salió lo que le salió.

Hay que tener en cuenta que el terrorismo no es siempre lo que todos pensamos. La definición de la RAE de terrorismo es "actuación criminal de bandas organizadas, que, reiteradamente y por lo común de modo indiscriminado, pretende crear alarma social con fines políticos". Parece obvio que ETA entra en esa definición de lleno, igual que otros grupos a los que comúnmente no se les llama terroristas, como puedan ser los partisanos o la resistencia contra los nazis. Hace un par de semanas hablaba de esto mismo con un buen amigo, que conserva en casa la escopeta "mata nazis" de su madre (que era miembro de la Resistencia) y coincidía en esta valoración: la Resistencia era, a todos los efectos legales, un grupo terrorista.

En el fondo de todo este asunto subyace un debate muy duro y difícil de afrontar: ¿hay "terrorismo bueno" y "terrorismo malo"? Incluso plantearlo parece una osadía, pero a veces hay que coger el toro por los cuernos.

En mi opinión sí hay terrorismo bueno y malo. Depende de contra quién luches, y creo que no pienso solamente yo eso. Si hablamos del ejemplo que les puse, el de la resistencia contra los nazis, pocos durarán que sus acciones estaban justificadas porque se enfrentaban a un Estado totalitario y en sí mismo criminal. En otros casos, como el de los atentados contra Israel, la línea es sorprendentemente más difusa y hay quien apoya a la única democracia de la zona pero también quien cree que es lícito atacarla a golpe de bomba, y así estamos.

Muchas veces todo es cuestión de perspectiva y en eso coincido con Otxandiano. La "revolución americana" se llama así porque ganó a los británicos. Si hubieran perdido hablaríamos de "sublevación" y Washington o Jefferson en vez de héroes nacionales serían colgados como criminales como hicieron con el cadáver de Cromwell, porque técnicamente lo eran. Robespierre y Marat se consideraron figuras de primer orden porque la Revolución Francesa cambió el sistema político (y el mundo). Si no lo hubieran logrado ni sabríamos sus nombres porque habrían sido ajusticiados como tantas otras personas que asesinó la monarquía absolutista francesa (como las demás).

Creo que  Otxandiano se refería a eso. Lo preocupante es que, incluso con ese planteamiento, considerase que ETA era "terrorismo bueno", o al menos eso es lo que da a entender.

Verán, durante el franquismo hasta podríamos llegar a entender que alguien pensase eso. La acción armada contra una dictadura puede ser comprensible, igual que lo fue la resistencia contra los nazis. Pero con la muerte de Franco y la proclamación de la democracia cualquier atisbo de legitimidad que pudiera querer atribuirse a ETA cayó por la base. Secuestrar, asesinar, robar y poner bombas en un supermercado no es "patriotismo" ni "búsqueda de la libertad", es un intento incuestionablemente criminal de alterar la convivencia por la vía del terror (de ahí el término) y de imponer las ideas sin ser a través de la única vía legítima en nuestro país: el voto.

Así que por muy generosos que queramos ser,  Otxandiano ha demostrado una vez más por qué muchos consideramos a EH Bildu heredera de ETA y por qué nos repugnan tanto sus alianzas con partidos que pretenden gobernar Galicia o con el mismísimo Gobierno de España.

martes, 16 de abril de 2024

Las absurdas Caldas nos cuestan un 40% más que el Arde Lucus

 

El día 19 de mayo del año pasado, a once días de las elecciones municipales, se emplazó a todas las asociaciones del Arde Lucus a una reunión. La convocante era Lara Méndez, no se sabe muy bien si en condición de Alcaldesa o de candidata a repetir en el cargo (que, para su sorpresa, logró revalidar y que, para sorpresa del resto, abandonaría a los pocos meses). En aquella reunión, a la que también acudió el concejal Mauricio Repetto, se dijo a los asistentes que se estaba planificando para este año 2024 un viaje a Nueva York para promocionar el Arde Lucus. Ya de aquella el comentario generalizado era que sonaba a promesa de campaña, pero bueno, supongo que algún cándido inocente se lo creyó.

Han pasado 11 meses desde aquella reunión y del viaje a las Américas no sabemos nada... pero sí que nos dicen que se recorta el presupuesto del Arde Lucus en casi un 35%, pasando de 350.000 euros a 230.000, lo que supone también una importante merma en las subvenciones para las 19 asociaciones que lo hacen posible y que agrupan a un millar de lucenses. Parece que una vez logrado el objetivo de que la fiesta sea de interés turístico internacional y colgada la medallita de rigor toca plegar velas y ya les importa un cuerno lo que pase con el Arde Lucus, porque su objetivo está conseguido, y no era precisamente el de lograr un reconocimiento a la fiesta sino mantener la poltrona.

Verán, si pintan bastos en lo económico (que parece que sí) y hay que apretarse el cinturón es más que razonable que se empiece por las fiestas y los saraos, eso es difícil de rebatir. La cuestión está en si hace 11 meses sabían la que se nos venía encima y nos mintieron descaradamente, que también es algo que no tiene mucha posibilidad de discusión, salvo que sean unos inútiles, que no sé qué es peor. No les digo que nos garantizasen el presupuesto eternamente, pero sí se agradecería que no nos tomen el pelo, porque entre prometer viajes a Nueva York y reducir un tercio el presupuesto, media un abismo más grande que el Océano Atlántico que no vamos a cruzar.

Es cuestión de prioridades. Al Arde Lucus vienen miles de personas (no las 600.000 que dice el Ayuntamiento, que no se lo creen ni ellos, pero sí vienen muchas) y a las Caldas no va ni el gato. 

También habría que ver por qué llegamos a esta situación. Quizá ayuden los 324.000 euros que se van a gastar en mantener abiertas las disparatadas y mal llamadas Caldas. Fíjense que es un 40% más caro el coste de mantener las bañeritas templadas que lo que se dedica a una de las dos fiestas más importantes del calendario local. Creo que la repercusión y el retorno económico de lo uno y de lo otro es más que desigual, y no en favor de las absurdas charcas. Es lo que tienen los caprichitos que uno no paga, que nos salen caros a los demás.

lunes, 15 de abril de 2024

¡Viva el comercio local!

Miembros de la directiva de Lugo Monumental de visita a los puestos con la Alcaldesa, Paula Alvarellos, y el primer Teniente de Alcaldesa, Rubén Arroxo

Tras unos días de descanso que me hizo algo de falta por varios asuntos que me tocaron de cerca, volvemos a recuperar la normalidad. Quiero agradecerles a los que me han enviado mensajes de preocupación, pero ya ven, aquí seguimos y todo en orden.

Me gustaría hablarles del comercio del casco histórico. El viernes pasado se hizo una salida a la calle en plan liquidación de fin de temporada que se llamó “Benvida Primavera”, coordinado por Lugo Monumental, la asociación que tengo el honor de presidir, y a la que se apuntaron nada menos que 52 establecimientos, que no está nada mal. El clima fue estupendo, y la clave para que la jornada fuera un éxito de ventas y de público lo que hará que se repita en el futuro. Al evento se apuntaron también varios de los nuevos comercios que han abierto sus puertas dentro de Murallas, e incluso uno que todavía ni siquiera ha abierto pero que ya tiene su licencia y todo en orden pero que aplaza la inauguración por motivos personales.

No hay en Lugo centro comercial más grande que el casco histórico. Ni por variedad, ni por calidad, ni por encanto, y esto se demostró en una maravillosa jornada que puso el acento en la riqueza de los pequeños establecimientos.

Cuando cerró Zara evidentemente no fue una buena noticia para la zona, pero por un tema exclusivamente de imagen. Para el comercio tradicional sí fue un alivio, aunque creo que prácticamente nadie se atrevía a decirlo con tanta claridad, y no me extraña porque yo lo hice y alguno casi me come. Ya saben, los típicos trolls que esconden sus maldades bajo un nombre falso.

Mi tesis era la siguiente: es innegable que Zara atrae mucho público, pero también es difícil de rebatir que el público que atrae Zara va a Zara… y poco más. No se beneficia demasiado al resto de la zona y sin duda alguna nos viene mucho mejor el Arenal que hay ahora que la tienda de Inditex.

Hay una confusión sobre esto por otro tema que tampoco es discutible: un centro comercial tiene que tener tiendas de Inditex para no echar el cierre, pero eso se debe al tipo de público que va habitualmente a los centros comerciales, y que está más orientado a ese tipo de tiendas.

En un casco histórico la cosa cambia, y precisamente en Lugo estamos demostrando que no sólo se puede vivir sin Zara sino que a la gente le va mejor sin la competencia de un gigante contra el que es difícil luchar. Es más, la propietaria de algún comercio que se asoció recientemente me dijo que había abierto porque se fue Zara, que si no no se atrevía y tiene lógica.

A día de hoy el centro de Lugo está dividido en dos zonas: la que sufre las obras y el resto. La primera ha bajado su facturación de forma alarmante porque los peatones huyen de la convivencia con el tráfico y de los ruidos de las obras, y la segunda está floreciendo, sobre todo en el eje San Pedro – Doctor Castro. Abren cada día más negocios en esa línea y más que abrirán porque además los alquileres se están empezando a moderar, ya que algunos propietarios son conscientes de que es mejor alquilar más barato que no alquilar (otros siguen empecinados y así tienen los locales, vacíos).

Apostar por el pequeño comercio es apostar por el futuro de la ciudad, así que ya saben.

lunes, 1 de abril de 2024

Cerrado por descanso

 


Queridos lectores:

Durante unos días no sé si publicaré a diario o no, o si me tomaré un descanso.

Les agradezco mucho el interés que siempre muestran cuando me tomo unos días, pero a veces es necesario.

Un saludo y gracias.

sábado, 30 de marzo de 2024

En memoria de Pedro

Incluso cuando creía que nadie le miraba mantenía el personaje portaba orgulloso el estandarte del Senado en el Arde Lucus

 El viernes, tras una maldita enfermedad, nos dejó Pedro Álvarez López, una persona totalmente fuera de lo común.

Todos tenemos muchas facetas en la vida pero no todos las explotamos con tanta intensidad. Pedro era emprendedor, tenía su propia empresa de refrigeración y era muy conocido por dar cursos de su sector en innumerables localidades. Yo tuve el placer de conocerlo en una faceta más lúdica, en el Senado del Arde Lucus, donde era el primer voluntario para trabajar duro en montar y desmontar el campamento y el férreo guardián de nuestra puerta, además de portar el estandarte, que llevaba con tanto orgullo.

No le gustaba la parte de actuación en las obras, lo que es curioso porque por ser docente estaba acostumbrado a hablar en público, pero prefería otras tareas que disfrutaba como nadie. Era extraordinariamente detallista y recuerdo que como los contrapesos de la carpa no le gustaban por dentro se empeñó en moverlos, a mano, para el exterior. Tenía fuerza y más aún tenía maña... y se movieron. Le costó machacarse un dedo pero estaba orgulloso del resultado.

No le gustaba demasiado actuar, pero participaba siempre que se le pedía.

Hace menos de un año recibió un diagnóstico que nos contó con una valentía increíble. Luchó contra el cáncer con todas sus fuerzas pero fue una guerra que finalmente perdió, pero no sin antes darnos a todos la oportunidad de demostrarle que le queríamos.

Incluso al final de sus días nos consolaba a todos y se preocupaba de dejar cosas incluso poco relevantes bien atendidas, siempre pendiente de los demás y de resolver hasta los problemas más nimios.

Releo los mensajes que me envió estos últimos días y veo frases como "Es algo propio de la vida, hay que aceptarlo", que me transmiten una serenidad y una templanza muy propias de él hasta en los peores momentos. Una lección para todos nosotros y un ejemplo que espero que ayude a su mujer y sus dos hijas a superar este duro golpe.

Gracias Pedro, por tantos buenos momentos y por el honor de tu amistad.

viernes, 22 de marzo de 2024

Por qué no habrá pantalla gigante para el Breogán-Obradoiro

La última vez que pudimos poner una pantalla fue en 2022. El ambiente fue estupendo, y la gente estaba cómoda, hasta con sus mascotas o carritos de niños.

Las pantallas gigantes son una forma de compartir una experiencia, normalmente deportiva o musical, que tiene gran aceptación.

Desde Lugo Monumental, la entidad que tengo el honor de presidir, hemos puesto una en la Plaza de Santa María en dos ocasiones: en un partido entre el Lugo y el Deportivo de la Coruña del 2014 y en una final de la Champions de 2022. Pero esas dos son las que se logró instalar. Se intentó muchas más veces.

Tras el éxito de la primera instalación (eso que la pantalla tampoco era demasiado “gigante”, que hace una década y eran otros tiempos tecnológicos) y cuando el tema de los derechos de pantalla no estaba tan sobre la mesa, nuestro problema era el Ayuntamiento. En época de Orozco, de forma inexplicable, se nos negaba una y otra vez el permiso para hacer exactamente lo mismo que habíamos llevado a cabo con el Lugo–Dépor y que había llenado la zona de gente y creado un ambiente maravilloso. Pues nones, reiteradamente se nos impedía repetir la experiencia.

Como es lógico, tras una larga lista de denegaciones uno se cansa de dar cabezazos contra un muro así que dejamos de intentarlo… aunque ocasionalmente probábamos suerte: tengo una colección de denegaciones de 2014, 2015, 2018, 2019… Siempre se trataba de encuentros que no se jugaban en Lugo salvo que hubiera más demanda que oferta (no vamos a hacer la competencia a los equipos locales para que vendan menos entradas, como es obvio) y que tenían mucho interés. Recuerdo los intentos para el Lugo-Oviedo o el Lugo-Sporting de Gijón. Ambos denegados, entre otros como un mundial de baloncesto.

Después llegó la Pandemia y todo lo que sonase a calle parecía que tenía más facilidad de triunfar, así que probamos suerte con la final de la Champions y, ¡sorpresa!, se nos autorizó así que montamos la pantalla. Recibimos durísimas críticas porque “no la poníamos” en otras ocasiones. Estas cosas son así, la gente sólo ve lo que tiene delante y no lo que hay detrás, y es lógico, aunque quizá no habría hecho falta tanta agresividad.

De aquella tuvimos suerte porque la retransmitía Televisión Española y, aunque ni siquiera cuando lo ponen en canales abiertos es la cosa tan sencilla, al ser la televisión pública no nos dieron problemas. Si llega a ser Telecinco o Antena3 la cosa cambiaría porque ha habido casos en que obligaron a retirar pantallas para partidos o eventos que se retransmitían en abierto, cosa que me choca profundamente porque no le veo la lógica. ¿Qué más da que lo vean 500 personas en su casa que todas juntas en una plaza?

Para el partido de mañana entre el Breogán y el Obradoiro quisimos volver a poner una pantalla. Teníamos la financiación y dudo que el ayuntamiento nos hubiera puesto problemas porque en estas cosas ahora son mucho más razonables, e incluso preguntamos en el Breogán si les parecía bien para evitar líos. Todo era fantástico, hasta que nos encontramos con un escollo insalvable: el partido se emite en Movistar+ y no dieron permiso para poner la pantalla. Les preguntamos y nos enviaron un amable correo en que la respuesta era clara: ni hablar. Ni siquiera nos pidieron una cifra que no nos pudiéramos permitir para disuadirnos, directamente no nos dieron posibilidad alguna.

Si les soy totalmente sincero los comprendo. Hay bares que pagan cerca de 400 euros por tener derecho a poner los partidos en sus locales y si en uno de los más interesantes del año les plantamos la pantalla les hacemos la puñeta. Movistar aquí defiende sus intereses y los de sus abonados y eso es comprensible, pero no deja de ser una pena.

Habría sido un día maravilloso en el casco histórico, con una pantalla tras la Catedral y una Plaza de Santa María llena hasta la bandera como en otras ocasiones.